La Nueva Crónica

Cuadros que son como partituras

Arte contemporáneo La música es el eje que lleva al artista Joaquín Ferrer Guallar a elaborar sus obras como partituras de las canciones que le gustan

La música es el eje que vertebra la obra presentada por el pintor aragonés Joaquín Ferrer Guallar y cada cuadro representa una canción de autores tan conocidos como Luis Eduardo Aute o Pablo Guerrero, o bien temas clásicos o canciones de película… la música es el elemento vertebrador de la exposición. Y como novedad decir que cada obra además de su título, que suele conicidir con el título de la canción que representa se acompaña de un QR que lleva a la reproducción de esa pieza en el teléfono móvil.

Las obras están pintadas sobre soporte madera y «por medio de cierta simbología en la mayoría hay unos pentagramas invisibles que, dependiendo del valor de la nota la alargo más o menos, por medio de ciertos dibujos que cambian con tres o cuatro ideas», dice el autor. Y va presentando cuadros en los que se ve lo que acaba de contar, las notas son óvalos en unos casos, más grandes o más pequeños dependiendo del valor de la nota. Además incluye otros dibujos alusivos a la canción que reflejan claramente la letra con sus ideas. Son cuadros cargados de simbolismo con un color brillante y lúcido que resulta interesante para mostrar el sentido, significado y mensaje de cada una de las canciones. Son cuadros llenos de vida y color que muestran las canciones, no solo con su música, incluso representa la letra. Y sin embargo quiere que el espectador aporte su visión personal, su alma porque como él mismo dice: «aparte de lo que yo plasmo en el cuadro la gente también se imagina cosas. De ahí el título de la exposición, porque uno de los primeros cuadros que vendí, una chica se le ocurrió una idea determinada sobre una canción que se llamaba ‘Albada’ y ella veía unos veladores y mesas redondas y se empeñó en que era por la mañana cuando acababa la fiesta, y discutimos sobre la interpretación y al final le di la razón porque había integrado el cuadro en su propio mundo».

‘Haleluyah’, de Leonard Cohen; ‘Imagine’, de Lennon, Aute, Serrat, Paco Ibáñez, The Animals, Barbra Streisand van desfilando por la galería Sharon Art en la particular visión musical imaginativa de Joaquín.

Hay tres conceptos: música, poesía y pintura: «las canciones que a lo largo de mi vida me han emocionado forman parte de mi pintura. Es una forma de dar a conocer sobre todo a los jóvenes quién es Miguel Hernández o Paco Ibáñez, Serrat, Aute y tantos y tantos que han estado vinculados a mi generación». Las bandas sonoras son también el tema que ha presentado en varios cuadros donde brilla el color y la poesía que muestra en cuadros muy recargados de símbolos, pues a las letras de las canciones une su propia simbología con esos dibujos que tanto le gusta plasmar en sus cuadros.

Es una tarea de pintor personal ya que al presentar su obra presenta su propia personalidad y como él dice: «Es como si te desnudaras, lo que a mí me ha gustado es lo que intento mostrar, abrirme a los demás a través de esas canciones que han marcado mi vida».

La inauguración de esta muestra contó con la colaboración de Rodrigo y sus amigos que cantaron varias canciones del folklore leonés y fueron muy aplaudidos. Tal vez el artista se plantee hacer un cuadro con alguna de las magníficas canciones que escuchó a Rodrigo y que han sido sacadas del folklore popular leonés.

La exposición ‘Preidolas’ estará en la galería Sharon Art hasta el 23 de febrero. Si desean ver las obras y escuchar las canciones a través de los QRs no se sentirán defraudados.